JESUS ALBERTO SALAZAR ULLOA

JESUS ALBERTO SALAZAR ULLOA

Jesús Alberto Salazar Ulloa, nació en Nehuentúe, Región de La Araucanía,  el 15 de noviembre de 1946. Sus padres fueron: Wenceslao Salazar Fierro y Ana Jesús Ulloa Fuentes es  el número seis de ocho hermanos, de los cuales, aparte de él mismo, dos son pastores por la gracia de Dios. Todos los hijos de Wenceslao y Anita, nacieron en el campo, excepto el menor, Guillermo, que nació en el Hospital de Carahue.

En su niñez, con apenas 10 – 12 años, después de la jornada escolar, ayudaba con entusiasmo a sus padres en tareas agrícolas en la ciudad de Concepción. Entre los 14 y 16 años, fue un destacado goleador de su equipo de futbol el Bernardo O’higgins de Chiguayamte. El apodo que le tenían sus compañeros era “el pata de fierro” por la potencia de su disparo con su pierna derecha.

Alberto fue un muchacho esforzado que siempre le dio importancia a la educación. Lo demostró, sacando su enseñanza media en régimen vespertino en la ciudad de Talcahuano.

Trabajó como operador radial y luego como locutor en la radio Norte Verde de Ovalle. Experiencia que le muy útil, cuando, asumió como predicador del Programa La Hora Bautista, que se grababa en Santiago y luego salía al aire en importantes radios regionales.

Casado con Dina Pino Acevedo  con quien tuvo tres hijos: Felipe Alberto, Carolina Débora y Priscila Cecilia. Los cuales le hicieron un feliz abuelo en cinco oportunidades. Sus nietos son: Constanza, Víctor, Elizabeth, Matías y Benjamín.

Para Jesús Alberto, su amada esposa Dina y la familia que Dios les dio, fue un pilar fundamental de su vida. Sus hijos nunca olvidarán, las ricas sopaipillas que en los días lluviosos y fríos de invierno, les hacía su papá.

A temprana edad tuvo un encuentro con su Maestro Jesús, al cual amó y sirvió, prácticamente toda su vida. En plena juventud entregó su vida a Jesús y abrazó el sagrado ministerio pastoral.

Fue así que con tan solo 24 años de edad ingresó al Seminario Teológico Bautista el año 1970. Egresando  el día 16 de diciembre de 1972.

Fue Ordenado al pastorado en la Iglesia Bautista El Camino de La Legua el día 22 de diciembre de 1973.

Desde los inicios de su vida ministerial, manifestó gran interés por profundizar sus conocimientos teológicos, fue así como, junto a su esposa, viajó a Buenos Aires, Argentina, para continuar sus estudios en el Seminario Bautista Internacional de esa ciudad, donde consigue su maestría en teología durante los años 1976 y 1978.

El pastor Alberto Salazar sirvió en las siguientes iglesias:

Tercera de Santiago, como seminarista

Iglesia en Melipilla, como seminarista.

Y como pastor sirvió en las siguientes Congregaciones:

Iglesia Bautista El Camino en la Población La Legua

Iglesia Bautista Eben Ezer, Buenos Aires, Argentina.

Iglesia Bautista Baradero, Buenos Aires, Argentina.

Iglesia Bautista La Roca, Santiago.

Iglesia Bautista Estación Central, Santiago.

Iglesia Bautista Getsemaní, Comuna de San Ramón, Región Metropolitana.

Junto al ministerio pastoral, Alberto ejerció el ministerio docente por largos años en su amado Seminario Teológico Bautista. Fue profesor desde el año 1989 hasta el año 2008 y desde el año 2009  hasta el día de su deceso, fue profesor y Decano.

Sirvió en varios cargos denominacionales, tanto en la Asociación, En la ex Fraternidad de Pastores, hoy Unión de Pastores,  y en la Convención. Será recordado siempre, entre sus colegas, por su apego a las Reglas Parlamentarias.

Como lo mencionamos anteriormente, el deporte favorito de Jesús Alberto fue el futbol. Lo practicó y jugaba bastante bien, como delantero cuando era joven y como defensa y mediocampista, cuando ya era más adulto.

El equipo de sus amores: El romántico viajero, La Universidad de Chile. 

(Bueno nadie es perfecto)

Su partida, a la presencia del Señor, el pasado 04 de junio,  causó un inmenso impacto en la Comunidad del Seminario. Estábamos orando fervorosamente por su recuperación al Padre soberano y bondadoso, pero Él quiso llevarlo consigo. Su voluntad es perfecta, más allá de las preguntas que se quedan con nosotros.

Su himno preferido fue: ¿Cómo podré estar triste? Y su texto lema: “Procura con diligencia presentarte a Dios, como obrero aprobado que usa bien la Palabra de verdad…”

Hoy está junto a su Señor, descansando en su paz y en su amor.

Alabado sea el Todopoderoso por toda la eternidad.

“Señor, tú nos has sido refugio de generación en generación…” Salmo 90:1

Reseña encargada al profesor Víctor Guillermo Olivares.